servicio de foto-blog -sin cookies- ofrecido por  festeros.es                    

Blogs de Festeros.es

Artículos relacionados con cultura, fiestas y tradiciones de todos los rincones de España

              


21 nov
2022

La progresiva normalización de los robots: la experiencia surcoreana

Enviado por sociedadinformacion . Etiquetas: Sin clasificar

Escrito por: Enrique Dans.

IMAGE: E. Dans

El pasado mes de septiembre pasé algunos días en Seúl por mi participación en una conferencia y una mesa redonda en el World Knowledge Forum, y me llamó la atención la profusión de robots en los sitios más insospechados.

No era mi primera vez en Seúl, aunque hacía ya bastantes años desde mi primera visita, que había sido además muy corta. En esta ocasión tuve la oportunidad de hacer una visita razonablemente completa a la ciudad, de encontrarme con antiguos alumnos, y de disfrutar de algún tiempo de ocio. Y la sensación fue bastante interesante, porque la sociedad surcoreana tiene muchísimas diferencias con respecto a cualquier otro país en el que haya estado anteriormente, y porque en muchos sentidos, se trata de un país que hizo una apuesta muy fuerte por la tecnología hace mucho tiempo, y que ha recogido sus frutos con una continua mejora de su posición económica.

Precisamente por eso me ha llamado la atención un artículo en The New York Times, «Meet your new corporate office mate: a "brainless" robot«, sobre una compañía eminentemente surcoreana, Naver, una de las primeras grandes plataformas creadas en el país en 1999 en forma de lo que entonces conocíamos como portal, que ha incorporado en sus oficinas robots que se desplazan entre las plantas, los cubículos y las salas de reuniones llevando a cabo tareas que van desde el transporte de documentos o materiales entre personas de la compañía, hasta llevar un café o algo de comer a cualquier sitio.

El primer robot que vimos en Seul fue en el aeropuerto de Incheon, nada más desembarcar del avión, desplazándose por la moqueta en un pasillo largo mientras nosotros caminábamos por la cinta en dirección al control de pasaportes. Imagino que su función era simplemente limpieza, pero lo desconozco. El segundo, nos lo encontramos en un bar, en uno de los típicos chicken and beer de Seul: un local pequeño, en un tercer piso en el concurrido barrio de Myeong-dong, pero en el que, a pesar de la aparente falta de espacio y de lo cerca que estaban las mesas entre sí, se paseaba un robot de LG con la función de llevar algunos pedidos a los comensales y de recoger los platos, cubiertos, etc. que ya no necesitaban. Nuestro pedido lo trajo una camarera, posiblemente porque nos vieron, obviamente, cara de «no ser de allí», pero la «atención robótica» parecía completamente normalizada, y varios ex-alumnos me confirmaron que había robots de ese tipo en muchísimos sitios.

La sociedad surcoreana es muy interesante: se trata de un país con relativamente poca inmigración, con una sociedad con unas características muy intrínsecas, fuertemente competitiva y con un idioma complicado y único que dificulta la adaptación, lo que hace que conseguir trabajadores para tareas como la limpieza o la hostelería no sea fácil. De ahí que la propuesta de utilizar robots para desempeñar tareas que muchos ciudadanos del país no quieren llevar a cabo sea aparentemente atractiva, y que si haces unas simples cuentas de servilleta con respecto a un sueldo medio, el coste del robot se amortice de manera bastante rápida.

Vimos robots de ese tipo en bastantes sitios. El último, a modo de despedida, en la sala VIP del aeropuerto cuando ya nos íbamos del país (subí un vídeo breve a mi Instagram, al que corresponde la imagen de este artículo). La normalización del robot paseándose por la sala y acercándose a las mesas para que los viajeros pudiesen dejar en sus bandejas los utensilios o la basura que, en cualquier otra sala, dejarían simplemente en sus mesas, era total. Una pantalla superior con unos «ojos» que parpadean y una línea de texto inferior que ocuparía la posición de la boca, y tres niveles en los que poder dejar cualquier cosa que ya no necesitases. Seguía habiendo personas que pasaban ocasionalmente por si alguien no hacía uso del robot y dejaba las cosas en su mesa, pero la necesidad, obviamente, era mucho menor.

El caso surcoreano, por supuesto, es un tanto peculiar. De nuevo: la combinación de ser una potencia en el ámbito tecnológico con una problemática que le lleva a no contar con una inmigración habitual, en el contexto de una sociedad competitiva con una de las mayores tasas de educación terciaria del mundo y con unos retos demográficos muy concretos (la menor tasa de nacimientos y renovación poblacional del mundo) sitúan al país en una situación inigualable para justificar el interés en la robótica, y reduce al mínimo las posibles consecuencias de la tecnología como eventual generador de desempleo, que se sitúa únicamente en un 3.6%. En esas circunstancias, pensar en ver robots por todas partes es hasta razonable, y comprobar que cruzarse con uno de estos aparatos es algo totalmente normalizado en cualquier sitio es algo fácil de entender.

La pregunta, en este caso, es si Corea del Sur es una especie de ventana para mirar al futuro y, por tanto, veremos este tipo de robots aplicados a tareas similares en otros lugares del mundo, o si se trata de un fenómeno específico y poco repetible. El otro país que comparte circunstancias relativamente parecidas, Japón, también se cuenta entre los que más avances lleva a cabo en robótica a todos los niveles, pero fuera de ahí, el uso de robots en otros países se mantiene aún como relativamente marginal, y cruzarse con uno evoca extrañeza y casi una sensación de ciencia-ficción, cuando no de distopía. ¿Cómo seguirá evolucionando esto en el futuro?



Artículo de Enrique Dans .

Publicado con licencia Creative Commons 3.0 España


Comentarios (0)add comment

Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote
smile
wink
laugh
grin
angry
sad
shocked
cool
tongue
kiss
cry
más pequeña | más grande

security image
Escribe los caracteres (5 letras) de la imagen de arriba en la casilla siguiente


busy


Últimos álbumes de fotos

Últimos Vídeos


Foto-Blog proporcionado por:    Festeros.es     Consigue el tuyo -sin publicidad y sin cookies-